Mi propio impulso extático

Ayer terminé de leer Te daría el Sol, un libro increíble que, por ahora, es uno de los mejores que he leído. Me encanta como está escrito, los protagonistas me agradan, me gusta mucho la forma en la que se habla de arte desde varias perspectivas, la historia tiene algunos giros que me tomaron por sorpresa, en fin, ese libro me fascina. Pero es curioso porque contiene una frase que deja a flor de piel exactamente lo que siento. Esa frase podría ser algo trivial y sin importancia, y si no supiera su significado de hecho lo sería, por eso mismo estoy escribiendo esto. La frase apenas menciona de pasada lo que denomina como “el impulso extático del artista” y es la primera y única vez que se menciona en todo el libro, pero su significado es inmenso.

Yo podría haberlo dejado pasar y ya está, continuar con la lectura, porque no es realmente relevante para la trama, pero estaba en mi casa y tenía la fuente de información más vasta que existe al alcance de mi mano: mi teléfono con wifi, entonces lo busqué. Entre infinidad de definiciones etimológicas de las palabras “impulso”, “extático” y “artista” que no me decían nada en absoluto, encontré un artículo llamado “El impulso del artista (Una reflexión sobre la creación)” no era exactamente lo que buscaba, sin embargo era lo más cercano que había encontrado.

A grandes rasgos, el artículo trata de Picasso y de las obras que se encuentran en el museo que lleva su nombre en Barcelona, habla de su técnica y de la gran cantidad de obras que hay en exposición, pero lo que me hizo comprender la frase por la que empecé esta búsqueda se resume en esto: “Uno percibe fácilmente la pulsión del artista, el indefinible llamado a la creación por la creación misma. Este es el impulso creador por el cual identifico a un verdadero artista, una fuerza irrefrenable que lo impele a crear.” 1

Y ahí lo comprendí, esa necesidad casi patológica que tengo por escribir es mi propio impulso extático. Tengo miles de ideas y cosas por decir que si no salen de mí harán que mi cabeza explote. Por eso escribo esto, por eso lo escribo aquí. Quiero expresarme y quiero que exista la posibilidad de que alguien me lea. Y aquí puedo lograr eso, entonces me verán aquí con anécdotas, ideas, pensamientos, cuentos, ensayos o lo que sea que necesite decir en ese momento, gracias por leerme y dedicarme un poco de su tiempo.

Sin más por el momento, esa fue la presentación a esta especie de blog.

1. – (Hernán Gené. El impulso del artista (Una refelexión sobre la creación) Consultado el 13 de junio del 2020, de HG.)

Andy Nava.

4 thoughts on “Mi propio impulso extático”

  1. Es muy cierto lo que dices y lo que se menciona en el libro; y me recuerda en parte a un concepto importante dentro de las características que tiene que tener el arte para ser considerado como tal según un profesor que tengo en el Conservatorio. Y es que las obras parecen estar hechas de primera intención, como si el autor se hubiese sentado una única vez y hubiese terminado la obra de primeras, sin dejar ver que detrás de ella existen en realidad horas de trabajo y estudio para conseguir ese resultado. Me parece que tiene relación, un artista es el que crea por el impulso de crear, haciendo creer que es todo lo que se necesita para hacer arte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *